Galería Escuela: Cuatro artistas visuales formados en el Instituto de Arte de la PUCV exponen en Centex 

  • La muestra con entrada liberada estará abierta al público, entre el 12 de julio y el 2 de septiembre, en el Hall Central de Centex, ubicado en Plaza Sotomayor 233, Valparaíso.

En el espacio Galería Escuela del Centro de Extensión (Centex) del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, se inaugurará el próximo jueves 12 de julio, a las 19:00 horas, la exposición REU: diminutivo contemporáneo de “la reunión”.

La muestra a cargo del Instituto de Arte de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso reúne obras de cuatro artistas visuales que realizaron sus estudios en esa institución: Estefanía Anguita, José Ignacio García, Sebastián Gil y Loreto Rodríguez.

El curador de la obra, Peter Kroeger Claussen, señala que los cuatro jóvenes artistas visuales se han reunido con el propósito de exponer y presentarse como autores, cada uno desde su especificidad. “Son obras  producto de estudios e investigaciones, acercamientos y búsquedas. De la voluntad de forma, intuitiva y pensante de sus autores emerge un trabajo de Arte como mediador. Un texto subyace en las materialidades y en las estrategias personales por medio de cuyas operaciones visuales se construyen estas imágenes”, expresa el docente Licenciado en Artes Plásticas.

Durante la inauguración, se presentará el dueto Ser o Dúo, formado por Moa Edmunds y Tomás Carrasco, estudiantes egresados del Instituto de Música de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

La muestra estará abierta al público, con entrada liberada, hasta el miércoles 2 de septiembre, en el Hall Central de Centex, ubicado en Plaza Sotomayor 233, Valparaíso.

Galería Escuela es un espacio del Centex orientado a mostrar proyectos de instituciones educativas ligadas a las artes visuales.

 Textos curatoriales de las obras

Creo poder imaginar este vértigo de incertidumbre
SEBASTIÁN GIL | Acción colaborativa

Una pintura en proceso de hacerse. En esta oportunidad, un lienzo negro será el punto de partida para dar inicio a nuestra conversación. Una conversación entre los que se atreven a conversar. La primera idea es que no hay imagen para dar en el blanco, sino que la imagen se va haciendo en la medida que nos reunamos a dialogar en este sitio, al mismo tiempo. Una persona podrá dialogar conmigo y con otras personas mediante la huella que registre con un trozo de tiza blanca sobre un muro pintado de negro. Las conversaciones se irán sucediendo sobre el muro, líneas, manchas, palabras serán algunos de los/las lenguajes que ocuparemos. Algunas permanecerán, otras desaparecerán. La mente ha sido criada bajo imagen, sonido, película. Narración tras narración. La imagen se arma y desarma a partir de una sola idea, el resplandor y la falta de él. Que el blanco de pie al universo despejado y movible.

Viaje
ESTEFANÍA ANGUITA | Video

Video que juega con la realidad modulada a partir de diferentes objetos que funcionan como filtros de lo que es capturado por el ojo de la cámara.
El video es, hoy en día, algo que está al alcance de la mano; sea con cámaras o con nuestros celulares. La mayoría tiene la opción de capturar aquello que percibimos e interpretamos como realidad, incluso para distorsionarla un poco: filtros en redes sociales, filtros en celulares, filtros de luz… filtros, que distorsionan lo que se muestra como una aparente verdad, para luego transformarse en una versión personal de lo que queremos ver, y que queremos que el resto vea. Es de esta manera que el video se muestra como una realidad pintada desde el lente de la cámara bloqueada por vasos y botellas, vidrios, plásticos, que funcionan como una capa moduladora, transformadora, que permite ver, o no, más allá de lo evidente.

Instalando la impresión
LORETO RODRÍGUEZ | Desplazamientos gráficos

Un cuerpo reticulado que brilla. Ese cuerpo se ha duplicado. Duplicando rectas y líneas, duplicando capas y ritmos. Un ver doble que se vuelve a elevar por sí mismo al dejarse fluir por un ritmo y movimiento de líneas que vibran continuamente en los ojos de cada espectador. La interacción del color como incentivador de movimiento. El ojo excitado lleva al cuerpo a recorrer los dobles desde el espacio que le rodea. Despliegues de cambios: ahora el movimiento corpóreo produce una duda en las formas. Vibran, cambian de densidad y anchura, desaparecen y vuelven a presentarse en orden impredeciblemente continuo. El ondulante cambio vibratorio se paraliza. Existe una separación en los dobles, una pequeña fisura que sirve de hálito al exigido órgano visual. Las iluminaciones difieren. Son dobles exactos y distintos a la vez. Uno es dirigido hacia los fríos mientras que su espejo es orientado a transformarse en tonos cálidos. Entre ellos se produce un desmarque y una individualización la cual está en una constante dialéctica con la fuerza de sus formas. Con el ingreso sutil de ambas luces queda develado la intimidad del color. El color es variable, tanto como la densidad de cada línea, retícula y trama. En esta instancia se presenta un cuerpo de obra duplicado, una réplica espejo que extiende el color en el espacio y que, a la vez, personaliza desde la luz en un diálogo permanente.
La obra es activada al moverse el espectador, el mecanismo que la obra utiliza necesita el detonante-espectador.

Nosotros o tal vez ellos
JOSÉ IGNACIO GARCÍA | Escultura

¿Qué es lo que llevan, ellos, en su espalda vacía? Aquellos tres pies que son puntas y se posan ¿qué hacia dónde van? ellos viajeros que sin lugar se avecinan en las explanadas, para nosotros rincones, espacios-entre, lugares donde apoyar el dedo, y ahí ellos en multitudes de a 3, 8, 35, 76, 130, 199, que allá van, ¿dónde? es que ahora los vemos pero ellos no a nosotros, los vemos desde arriba, levitando en una oscuridad, para ellos quizá somos las nubes3 o los ojos nuestros sus divinidades, ese instante en que los vemos en su tiempo que no es tiempo, impresión que es sólo nuestra y sólo suya. ¿Nosotros seremos los otros que los vemos, y ellos serán otros-otros que nos ven? ¿Serán nosotros ellos, o ellos podrán ser nosotros? De cerca son monumentales presencias, de lejos puntos. ¿Qué será su tamaño en lo inmenso, o lo inmenso qué está contenido en su tamaño?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *