Escritura: la apuesta conceptual del Instituto Arcos en la Galería Escuela del Centex

  • El Centro de Extensión (Centex), del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, inauguró el pasado 17 de mayo en la Galería Escuela la exposición Escritura de los fotógrafos Javiera Ojeda y Luciano Contreras; sin dudas, una exposición diferente.

Escritura, obra de estudiantes y profesores del Instituto Arcos, sede Viña del Mar, es la séptima muestra que el Centex exhibe en la Galería Escuela, desde que fuera inaugurado este espacio, orientado a mostrar proyectos de instituciones educativas ligadas a las artes visuales.

Por esta verdadera vitrina de las tendencias y estilos que hoy marcan la formación académica en las bellas artes de la región, ha pasado -en sus roles de artistas expositores y curadores- un importante grupo de docentes, estudiantes y graduados de Pedagogía en Artes Visuales, de la Escuela de Educación de la Universidad Viña del Mar; del Departamento de Artes Visuales, de la Facultad de Arte de la Universidad de Playa Ancha (UPLA); del Instituto de Arte, de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV); de la Escuela de Bellas Artes de Viña del Mar y de la Escuela Municipal de Bellas Artes de Valparaíso.

Todas las muestras han sido diferentes y aplaudidas por el público. Sin embargo, la exposición que ahora está abierta en el Centex sorprende por ser la primera que carece de imágenes. ¿Una exposición visual sin retratos, dibujos, pinturas, fotos…? Sí, ha sido la sorprendente apuesta de Javiera Ojeda y Luciano Contreras, comandado por el curador Cristian Maturana.

Ya previo a la inauguración de la obra, que estará abierta al público hasta el próximo 1 de julio, Maturana adelantaba que Escritura se hacía cargo de la necesidad que tienen las escuelas de la imagen de abordar el estudio del texto.

Simulando el retiro de las antiguas fotografías impresas, que se obtenían en los laboratorios de marcas globales y en los locales que pulularon -hasta hace poco- en los sitios más céntricos de nuestras ciudades, el conjunto de marcos-cuadros de la nueva exposición de Galería Escuela invitan a la imaginación, a despercudirse de la certeza, a la descentralización de la imagen, a la visualización individual y única en la mente de cada visitante espectador que se encuentra de frente, quizás, con lo menos que alguien piensa encontrar en una galería de arte: letras, palabras, textos.

Javiera y Luciano, los artífices de la obra no se conocían entre sí. Es otra novedad de esta apuesta. Dos personas desconocidas, una estudiante de la escuela de fotografía de Arcos Viña del Mar y un egresado de la carrera en Arcos de Santiago logran articular, armónicamente, a través de la escritura una exposición atrevida y conceptual que no dejará indiferente a nadie, logrando lo que se espera del arte: una provocación sin pausa para la reflexión dentro y fuera de la academia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *